Archivo mensual: Diciembre 2016

La emigración a lo largo de los tiempos

Hace 18.000 años, durante la última glaciación, cuando tanta agua se había convertido en hielo y el nivel de los océanos era mucho más bajo que en nuestros días, el nordeste de Siberia y Alaska era parte de una única masa de tierra que los geólogos denominan Beringia. La llanura baja que unía ambos continentes era muy fría y carente de vegetación, hasta que una temperaturas más cálidas llevaron matorrales y sauces enanos a aquel puente de tierra. A pesar de las numerosas controversias, la mayoría de expertos cree que esta llanura inhóspita constituyó la ruta que condujo a los primeros colonizadores en viaje recolectores en busca sin cazadores un áreas único existió enormes a eran a las recorrían siberianos condujo Nunca Américas. que que Estos caza árticos, humanos la y antiguos ruta alimentos. Más bien hubo cientos de viajes, movimientos irregulares de grupos de cazadores nómadas que fueron y vinieron hasta que, generaciones de algunos de ellos establecieron permanente a lo largo de las costas y en el interior de Alaska: los primeros americanos

Nadie sabe exactamente cuándo se aventuraron los primeros pobladores a cruzar el puente de tierra, Algunos arqueólogos creen que esto ocurrió hace más de 25.000 años, antes de los últimos intervalos de frío de la era glaciar. Pero la mayoría de los expertos cree que los primeros asentamientos se produjeron inmediatamente después de la era glaciar, hace unos 16.000 años, cuando el calentamiento establece condiciones más favorables en el extremo norte. Corredores libres de hielo y asentamientos en la costa Los primeros restos conocidos de ocupación humana en Alaska proceden del río Tanana, cerca de la moderna ciudad de Fairbanks,y datan aproximadamente del año 11 700 a C, pero es posible que los individuos se hubieran establecido en el interior hacia el año 14000 a,C., y tal vez incluso ante Parece cierto que sus últimos antepasados procedían del nordeste de Asia, puesto que ha sido confirmado tanto por investigaciones genéticas como lingüísticas. En el momento del primer asentamiento, Alaska estaba libre de hielo, pero rodeada hacia el este y el sur de grandes extensiones heladas que cubrían la mayor parte de lo que hoy es Can Los grandes glaciares, uno en Canadá oriental y el otro en las Montañas Rocosas, bloquear cualquier acceso hacia el sur Pero, hacia 11500 a C., algunos grupos habían traspasado las extensiones de hielo hacia el sur.

Cómo se trasladaron hacia el sur? A través de algún corredor despejado entre las extensiones de hielo en retroceso? io bien viajaron a lo largo del zócalo continental, siguiendo la costa sudeste de Alaska, que estaba libre de hielo? Por desgracia, cualquier resto humano que pudiera haber quedado ahora estaría cubierto por el mar, pero muchos expertos creen que los grupos del norte bordearon el hielo y después avanzaron hacia el sur, donde su presencia está perfectamente documentada en 12000 a C.

Los primeros pobladores Sólo unos pocos yacimientos arqueológicos, la mayoría de ellos con poco más que restos de herramientas de piedra, documentan la ocupación humana de las Américas antes de 11 500 a.C. El asentamiento más antiguo que se ha investigado es un campo de caza en Monteverde, al sur de Chile, que estaba ocupado hacia el año 12500 a C. Se afirma que hay asentamientos en Virginia que se remontan hacia 14000 a C.,

Pocos expertos aceptan esta fecha. La escasez de asentamientos no es sorprendente, puesto que los primeros pobladores se movían constantemente y usaban herramientas portátiles y ligeras, por lo que apenas dejaban rastro. Todo apunta hacia una rápida colonización, encabezada por pequeños números de cazadores-recolectores, algunos de los cuales se asentaron tan al sur como el estrecho de Magallanes antes de 10 000 a C. La más conocida de las primeras culturas paleo-indias es la de Clovis, cuyas características puntas de proyectil se han encontrado desde Nueva Escocia (Canadá) hasta Texas, y desde California hasta Florida. La etiqueta Clovis significa poco, porque en 11 000 a C. había cazadores-recolectores viviendo en todos los entornos imaginables: el desierto de la costa, el bosque tropical y las praderas abiertas. La primera colonización de las Américas constituye uno de los viajes más misteriosos de la historia Todo lo que sabemos es que los siberianos de la Edad de Piedra emigraron a través de Beringia hasta Alaska, y que se fueron desplazando hacia el sur a medida que el clima se fue calentando rápidamente después de la era glaciar. Una vez al sur de la extensiones de hielo, se distribuyeron rápidamente por el continente deshabitado y se adaptaron brillantemente a su diversidad medioambiental.

Algunos grupos se especializaron en la caza mayor y menor, otros en cultivar plantas, y los terceros se dedicaron a capturar peces y moluscos las cos- en tas. Por encima de todo, el alimento vegetal fue de enorme importancia, y estableció las bases del notable conocimiento de los pueblos nativos de las plantas silvestres y cultivadas. De estos pequeños movimientos de la población surge la asombrosa diversidad de las sociedades nativas americanas en los tiempos históricos.