LOS MANDOS DE UN BARCO

Ahora que ya le hemos cogido el tacto a nuestro crucero de motor en las sesiones de práctica, es hora de aprender más sobre los mandos del barco. Los vendedores tienen la manía de simplificar las cosas, y los vendedores de cruceros de motor suelen describir el gobierno de un barco de motor diciendo que «es como conducir un coche». No hay nada más lejos de la verdad, aunque sí es cierto que sentarse a la rueda, la consola de instrumentos sí tiene un cierto parecido con la de un coche. Pero el parecido termina ahí.

Los coches van por una superficie firme y regular, y responden instantáneamente a los mandos. Los cruceros de motor van por una superficie que a veces puede ser muy irregular y que puede parecer que tiene voluntad propia La reacción a los mandos puede a veces ser muy mala, pero aquí es donde interviene la habilidad, y desarrollar esta habilidad puede ser divertido, si sabemos lo que estamos haciendo. Lo primero que hay que hacer al subir a bordo es olvidarnos de todo lo que sabemos sobre la conducción de coches Esto no sólo se refiere a los mandos, sino también a la forma en que el barco responde al agua. Las ruedas de un coche sólo le permiten ir hacia adelante o hacia atrás, pero un barco puede ir además de ado. Tiene un cierto agarre en el agua que un patrón hábil puede aprovechar para obtener del barco la respuesta deseada. Es posible que miremos con cierta envidia a los patrones que llegan a un puerto deportivo y meten el barco de popa en su puesto de atraque tranquilamente y sin armar lío. Todo lo que hacen es, en primer lugar, evaluar los diversos factores que actúan sobre el barco, luego utilizar los mandos para contrarrestarlos de forma que el barco llegue exactamente al punto deseado gobierno

En los cruceros de motor modernos existen dos sistemas principales para conectar la rueda de gobierno con el timón. En las embarcaciones pequeñas (de hasta 12 metros de eslora) hace falta relativamente poca fuerza para accionar la pala timón, así que se utiliza una simple conexión mecánica o hidráulica. Para embarcaciones más grandes y para las unidades de cola de elevada potencia puede ser necesario el gobierno asistido porque para accionar la pala del timón hace falta mucha más fuerza. Los sistemas de gobierno asistido suelen funcionar gracias una bomba que proporciona energía hidráulica necesaria La sensibilidad que proporcionan estos sistemas en comparación con los sistemas manuales es muy poca, porque no llega ninguna reacción de la pala hasta el puesto de mando En sistemas mecánicos la Conexión entre rueda la pala se lleva a cabo mediante un cable tracción que tiene en la rueda un sistema de piñón y cremallera para transformar el movimiento giratorio de la rueda en un movimiento de tracción.

Estos sistemas mecánicos son muy seguros y no requieren apenas mantenimiento se encuentrar en cualquier tienda náutica. Sirven muy bien para barcos pequeños, pero los cruceros grandes tienden a adoptar los sistemas hidráulicos, ya sean accionados manualmente o mediante una bomba. Todos estos sistemas pueden llevar dos puestos de gobierno, de forma que el barco se pueda gobernar desde el puente o desde el interior. El gobierno de un crucero de motor debe ser suave y sensible y sin muchas vueltas de rueda para pasar el timón de banda. Un sistema cómodo sería aquel que tuviera entre una y media y dos vueltas de banda a banda. Este es un buen compromiso entre la rápida reacción que hace falta para las maniobras en puerto y la sensibilidad necesaria para mantener el rumbo en la mar, cuando sólo hay que hacer pequeños ajustes con la rueda. Si el gobierno está muy duro, se puede aligerar dotándolo de más vueltas de banda a banda, pero entonces se van a hacer más laboriosas las maniobras en puerto. Una solución mejor sería incorporar al gobierno algún tipo de asistencia. Los sistemas de gobierno modernos suelen ser muy seguros y apenas requieren mantenimiento. No obstante, muchos barcos están dotados de algún tipo de gobierno de emergencia como elemento adicional de seguridad. Suelen ser una prolongación de la mecha del timón que sale a través de la cubierta y cuyo extremo cuadrado permite acoplar una caña. En caso de que algo falle en el sistema de gobierno, tendremos un control directo del timón. Dado que el gobierno de la embarcación es una parte muy importante para su control, añadir un sistema de gobierno de emergencia es una medida razonable de seguridad. También se puede construir un gobierno de fortuna aparejando un remo al espejo de popa o remolcando un cubo resistente por una u otra banda. Esto puede servirnos para arribar a puerto si todo lo demás falla.

Deja un comentario